Buenas prácticas medioambientales - www.gastronomy4u.com

 

EL MEDIO AMBIENTE ES UN BIEN COMUN QUE DEBEMOS CUIDAR, PUESTO QUE SU DETERIORO ES IRREVERSIBLE.

NUESTRO RESPETO Y COMPROMISO CON EL MEDIO AMBIENTE DEBE VERSE REFLEJADO EN LA EJECUCIÓN DE LAS TAREAS DIARIAS.

INTRODUCCIÓN.

El sitio Web www.gastronomy4u.com desempeña su actividad teniendo siempre en cuenta el respeto al Medio Ambiente y siendo consciente de la importancia que la protección ambiental y de los recursos naturales tiene sobre el desarrollo de las generaciones presentes y futuras. Estamos comprometidos con el uso eficiente de los recursos, la minimización de los residuos generados, la prevención de la contaminación y en fomentar una gestión ambiental sostenible de sus actividades.

EN NUESTRAS ACCIONES, SERÍA RECOMENDABLE:
  • Conseguir la disminución del consumo de agua y de los recursos energéticos de toda índole.
  • Disminuir la generación de residuos y fomentar la gestión adecuada de los mismos.
  • Minimizar el efecto ambiental de las emisiones atmosféricas, de los ruidos y vertidos de contaminantes a la red de saneamiento.
  • Prevenir y controlar los aspectos ambientales antes, durante y después de su generación.
  • Mejorar o reforzar nuestra imagen frente a partes externas.
  • Formar, concienciar e involucrar a nuestros hijos en la temática ambiental y enfocar sus acciones al respeto de la naturaleza
  • Difundir entre las personas que interactúan con nosotros, en la medida de lo posible, la filosofía de las 5 R: Reemplazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar, Recuperar.
A continuación detallamos una serie de buenas prácticas ambientales agrupadas en bloques según la finalidad de las mismas. Todas las personas implicadas en la actividad del sitio Web www.gastronomy4u.com siguen estrictamente dentro de sus posibilidades todos los puntos involucrados en su actividad. Además, TODOS los materiales destinados al envío, embalaje y protección de los productos comercializados son reciclables.
En cada uno de los paquetes enviados se incluye una hoja informativa sobre los productos de embalaje y la correcta gestión de los mismos.

 
BUENAS PRÁCTICAS PARA REDUCIR EL CONSUMO ENERGÉTICO.
  • Concienciación sobre las ventajas del ahorro energético.
  • Utilizar equipos de potencia adecuada para ahorrar energía.
  • Al sustituir maquinaria, introducir los nuevos equipos teniendo en cuenta el bajo consumo energético de los mismos.
  • Apagar los equipos y maquinaria mientras no se estén utilizando, siguen consumiendo en posición “stand by” hasta un 30 % del total.
  • Apagar el ordenador cuando no se trabaje en periodos superiores a una hora, y fotocopiadoras, impresoras y faxes durante la noche y fines de semana.
  • Minimizar, en lo posible, la utilización de aire acondicionado y calefacción. Apagar los climatizadores cuando no sea imprescindible su uso y, cuando se usen, hacerlo de forma coherente.
  • Mantenimiento adecuado y limpieza de los sistemas de aire acondicionado con el objeto de prolongar la vida útil del aparato y fomentar el ahorro de energía.
  • Evitar el uso innecesario del alumbrado.
  • El mayor consumo de energía de los tubos fluorescentes se produce en el encendido, de ahí que una buena práctica medioambiental sea no apagarlos en lugares donde sea necesario volver a encenderlos en menos de 30 minutos.
  • Limpieza de lámparas y luminarias.
  • Aprovechar al máximo la luz natural.
  • Aprovechar las corrientes de aire para la refrigeración de las instalaciones.
BUENAS PRÁCTICAS PARA REDUCIR EL CONSUMO DE AGUA.
  • Promover un consumo responsable del agua.
  • Cerrar los grifos correctamente y no emplear agua de forma innecesaria.
  • Colocar difusores y limitadores de presión en los grifos (un grifo con limitador gasta unos 8 litros de agua por minuto frente a los 15 que utilizaría sin limitador).
  • Cerrar el grifo mientras te lavas las manos, puede ahorrar hasta 200 litros al día.
  • No se debe utilizar el inodoro como papelera, de esta forma se evitan problemas de depuración y se ahorra una media de 10 litros de agua por cada descarga.
  • Utilizar los sistemas de ahorro en la descarga de la cisterna. Las cisternas con descarga en 2 tiempos ahorran hasta un 60% de agua. También se podría introducir una botella llena de agua en la cisterna.
  • Asegurarse que la cantidad de agua empleada en la limpieza es la adecuada.
  • En caso de detectar una fuga, cerrar la llave de paso del agua y avisar rápidamente al servicio de mantenimiento.
  • Evitar goteos. Un goteo continuo puede desperdiciar hasta 20 litros de agua al día. Realizar inspecciones en la instalación de fontanería para detectar fugas y sobreconsumo por averías.
BUENAS PRÁCTICAS PARA REDUCIR EL CONSUMO DE PAPEL.
  • Fotocopiar e imprimir a doble cara, ya que reduce a la mitad el papel usado.
  • Reutilizar las caras en blanco de hojas ya impresas, por ejemplo para la recepción de fax, borradores,...
  • Fomentar el uso del correo electrónico.
  • Utilizar la lectura previa antes de la impresión para evitar errores.
BUENAS PRÁCTICAS EN EL CONSUMO DE PRODUCTOS.
  • Atender al criterio ambiental en el aprovisionamiento, mediante la elección de materiales, productos y suministradores con certificación ambiental.
  • Utilizar papel reciclado siempre que sea posible, una tonelada de papel reciclado ahorra de 2 a 3 metros cúbicos de madera, equivalente a una tala de 10-12 árboles.
  • Utilizar la cantidad justa de los productos, así se disminuye el consumo de materias primas y la cantidad de residuos generada.
  • Prolongar la vida útil del cartucho de la impresora. Activar la opción de ahorro de tinta y agotar completamente antes de cambiar. Agitar el tóner cuando la impresora avise que está en un nivel bajo.
  • Procurar la compra de productos a granel y con el menor volumen posible de envoltorios.
  • No abusar de los productos químicos en las operaciones de limpieza. Utilizar preferiblemente aquellos que se identifican como de menor agresividad ambiental, de ph neutro y que sean biodegradables.
  • Evitar el uso de ambientadores.
  • Evitar la utilización de aerosoles, los gases de propulsión son considerados nocivos.
BUENAS PRÁCTICAS EN LA GESTIÓN Y CONTAMINACIÓN DE LOS RESIDUOS.
  • Realizar una correcta gestión de los residuos generados y la contaminación, segregándolos por tipos y depositándolos en los contenedores correctos.
  • Depositar el papel usado en los contenedores para su posterior reciclado.
  • Utilizar productos reciclados o que sean aptos para el reciclaje.
  • Reducir la producción de residuos siempre que se pueda.
Finalmente, y con carácter general para todas las personas que lean estas recomendaciones de buenas prácticas ambientales, nos parece oportuno introducir y difundir la filosofía de las 5 erres, a través de la cual se enfocan nuestras acciones individuales hacia el respeto del medio ambiente y los recursos naturales. La consideramos extremadamente positiva y beneficiosa para la buena conservación de nuestro planeta y para evitar su continuo deterioro por parte del ser humano.

FILOSOFIA DE LAS 5 r: REDUCIR, RECHAZAR, REUTILIZAR, REPARAR, RECICLAR.

Las sociedades humanas siempre han producido residuos, pero es ahora, en la sociedad de consumo, cuando el volumen de las basuras ha crecido de forma desorbitada. Además se ha incrementado su toxicidad hasta convertirse en un gravísimo problema.
Al tiempo, las reservas naturales de materias primas y las fuentes energéticas disminuyen mientras los costes de su extracción aumentan y son motivos de graves impactos ambientales y desequilibrios sociales. Estamos inmersos en la cultura del usar y tirar, y en la basura de cada día están los recursos que dentro de poco echaremos en falta.
Cada ciudadano genera por término medio 1 kg. de basura al día (365 kg. por persona al año). Estas basuras domésticas (llamadas Residuos Sólidos Urbanos, RSU) van a parar a vertederos e incineradoras. Buena parte de estos RSU, el 60% del volumen y 33% del peso de la bolsa de basura, lo constituyen envases y embalajes, en su mayoría de un sólo uso, normalmente fabricados a partir de materias primas no renovables, o que aun siendo renovables se están explotando a un ritmo superior al de su regeneración (por ejemplo, la madera para la fabricación de celulosa), y difícilmente reciclables una vez utilizados.
En el hogar también se producen residuos derivados de pinturas, disolventes, insecticidas, productos de limpieza, etc., considerados peligrosos porque suponen un riesgo importante para la salud o el medio ambiente, pese a que sólo representan un pequeño porcentaje de los RSU.
Sin embargo, este es un gran problema con fáciles soluciones, que depende en gran medida de la actitud de los consumidores. Es importante poner en práctica la consigna de las Cinco Erres: Reemplazar, Reducir, Reciclar, Reutilizar, Recuperar/Reparar, en este orden de importancia. De todas formas, el consumidor responsable debería pensar, en primer lugar, si realmente necesita el producto. Después, elegir los que no contribuyan a crear residuos inútiles; por ejemplo, evitar comprar productos descartables y preferir productos reciclables/reciclados.
- REEMPLAZAR: Debemos evaluar los productos e investigarlos, teniendo en cuenta si son agresivos para nuestra salud y con el medio ambiente. Y reemplazarlos, en lo posible, por aquellos que sean más saludables para nosotros y el planeta.
- REDUCIR: La reducción ayuda a evitar la extracción de recursos naturales y la utilización de agua y energía para la obtención de nuevos materiales. Es primordial comprar menos y mejor. No sólo pensando en la relación calidad/precio sino también la relación calidad/coste ambiental. Debemos evitar la adquisición de elementos que pronto serán basura, tales como envases descartables o productos con envoltorios innecesarios y envasados excesivos. Volver a usar bolsas de tela, cestas o el clásico carrito de compra, y prescindir de la bolsa plástica. No tenemos que sumarnos a la moda que hace obsoleto lo que se acaba de comprar e incita al despilfarro. Elijamos productos destinados a ser duraderos, que estén construidos con materiales fáciles de reciclar o reciclados y con procesos de fabricación que no empleen contaminantes.
- REUTILIZAR: Muchos de los elementos que tiramos podrían volver a ser usados, tales como las bolsas para las compras, los envases retornables, etc. Evitemos productos desechables o de mala calidad. Es mucho más ecológico reutilizar que reciclar, ya que no hace falta gastar energía en la fabricación de los productos.

- RECICLAR: El proceso de reciclado comienza en casa, a través de la separación en origen de los diferentes materiales que desechamos y agrupando de esta manera los diversos tipos de basura. El objetivo es, en primer lugar, evitar que los distintos elementos se contaminen, para poder reincorporarlos al ciclo productivo. En segundo lugar, facilitar la operación y distribución de los residuos, mejorando así los porcentajes de recuperación y reciclaje. De esta manera se recuperarán directa o indirectamente los componentes de la basura, reinsertando los productos en el ciclo productivo y procesándolos para darle un nuevo uso, en algunos casos el mismo para el que fueron creados y en otros, elementos de una calidad inferior (como en el caso de los plásticos), o utilizando los desechos orgánicos como fertilizantes naturales para la agricultura. Así ayudamos a conservar los recursos naturales, a ahorrar energía, a disminuir el volumen de residuos y protegemos el medio ambiente.

- REPARAR: Debemos cambiar nuestras normas de conductas agresivas para vivir de forma más armónica con el medio ambiente. Es importante no contribuir a seguir sumando desechos, evitando tirar los productos que se nos rompen: arreglarlos en vez de comprar uno nuevo cada vez que tenemos un problema. Esto, además de ser ecológico, también es económico: es un derroche tirar unos zapatos porque se les despegó la suela o un electrodoméstico porque se rompió el enchufe.
Es fundamental que los ciudadanos nos responsabilicemos y actuemos, adquiriendo nuevos hábitos de compra, recuperando buenas costumbres, exigiendo medidas correctas y colaborando con ellas cuando se ponen en práctica.


Gastronomy4u

Gastronomy4u

Tienda online dedicada a la distribución en España y Europa de productos gastronómicos de gran calidad
C/ Orihuela, 2 –bajo Elche, Alicante 03203
Phone: +34 865 514323 https://www.gastronomy4u.com/img/gastronomy4u-logo-1489405511.jpg 1-100
Gastronomy4u
C/ Orihuela, 2 –bajo Elche, Alicante 03203